Avenida Ordoño II, 32 · León
+34 987 952 288 / +34 673 391 072

INTERNACIONALIZACIÓN: 6 Buenas razones para lanzarse

Tal vez eres el gerente de una de una pyme. No sois muchos trabajadores, pero tenéis un buen producto que, a lo largo de los años, con esfuerzo y mucho trabajo, se ha hecho un hueco en el mercado nacional. Es una pyme saneada, sin problemas económicos, con una sólida imagen de marca...

Tal vez eres el gerente de una de una pyme. No sois muchos trabajadores, pero tenéis un buen producto que, a lo largo de los años, con esfuerzo y mucho trabajo, se ha hecho un hueco en el mercado nacional. Es una pyme saneada, sin problemas económicos, con una sólida imagen de marca en su sector y con personal cualificado. Has oído hablar mucho de la importancia de la internacionalización y piensas que sería una alternativa factible para tu empresa, pero no paras de darle vueltas a la cabeza porque no estás totalmente convencido. Si es tu caso, sigue leyendo y te daremos 6 razones por las que apostar por el camino de la internacionalización.

En primer lugar, deberíamos diferenciar entre exportar e internacionalizarse. Podemos decir que exportar es el paso previo a la internacionalización, aunque puede haber casos en los que se dé la segunda circunstancia, sin haber pasado por la primera.

Exportar básicamente es vender de forma puntual o continuada durante cierto tiempo en el exterior, sin un plan o estrategia (siendo precisos en los términos, sería realmente vender fuera de la UE, en el caso de empresas españolas).

Por otra parte, internacionalizar una empresa es algo más complejo. Se trata de implantar nuestra marca en mercados no nacionales. Se requiere, por tanto, un compromiso e implicación mayores. Es un proceso a largo plazo para el que es necesario contar con un plan que incluya un análisis de la empresa, del sector y de los mercados a los que vamos a dirigirnos, además de un objetivo claro y una serie de acciones que definan la forma de llevar a cabo el mencionado proceso de internacionalización. Dicho lo cual, las exportaciones, son también, una consecuencia necesaria de la internacionalización.

Pero sigues pensando, “¿qué gano yo si hago un Plan de Internacionalización, me lío la manta a la cabeza y saco mi producto allende las fronteras españolas?: Pues bien, ahí es cuando te presentamos la guinda del pastel:

1.- Crecimiento de las pymes:

Las empresas que se internacionalizan, de acuerdo a una estrategia adecuada, multiplican por cuatro su tamaño y sus beneficios en el medio y largo plazo, evitando, además, ser absorbidas por otras empresas más grandes.

2.- Mercado globalizado:

Gracias a Internet los clientes tienen acceso a compañías y productos de cualquier país del mundo, pueden comparar más fácilmente, lo que hace que sea necesario diferenciarse mucho más del resto de empresas de nuestro sector.

Por otra parte, un mercado más grande incrementa nuestro volumen de demanda. La internacionalización puede hacerse de formas diversas y no es necesario tener presencia física en los países en los que vendemos.

3.- Empresas más competitivas:

La diferenciación nos ayuda a ser más competitivos e innovar más, mejorando nuestro producto y posibilidades de llegar al cliente final. Ello contribuye también a crear más empleo.

Saliendo al exterior podemos aprender cómo trabajan empresas similares en otras circunstancias y culturas. Conseguiremos índices de productividad más elevados y seremos más fuertes para encarar momentos de crisis.

4.- Saturación del mercado local:

Desde que comenzó la crisis, el consumo de las familias españolas está estancado y no termina de arrancar. Esta circunstancia ha hecho que la comercialización de productos en el extranjero sea una necesidad para muchas empresas que no pueden dar salida en el mercado nacional a toda su producción.

5.- Necesario diversificar riesgos y mercados:

No es conveniente poner todos los huevos en la misma cesta. Debemos tener en cuenta que, si vendemos en más de un país, podremos hacer frente mejor a leyes proteccionistas, por ejemplo, a crisis políticas y económicas o beneficiarnos de una fiscalidad favorable. La pasada crisis económica, ha sido una crisis a nivel mundial, pero no ha afectado por igual a todos los países. La obligación de todo empresario es acudir a aquellos mercados donde existen más posibilidades para su negocio.

6.- Imagen y prestigio de marca:

Una empresa que vende sus productos por diversos países y ha tenido el valor de investigar y adaptarse a otras culturas de forma exitosa es algo muy valorado por los consumidores, generando una notoriedad e imagen de marca muy positivas.

Parece ser que, por fin, estamos notando la recuperación generalizada del comercio mundial y eso se nota no sólo en las ventas al exterior de nuestro país, sino también del resto de países. Las exportaciones españolas en los 8 primeros meses de 2017 se incrementaron un 9,1% respecto al mismo periodo del año anterior. De hecho, registraron mejor evolución que las del conjunto de la Zona Euro y la UE.

Aprovecha estas circunstancias para lanzarte tú también a una aventura que, como tal, no está exenta de riesgos e incertidumbres. Seguro que será necesario trabajar duro y dedicar horas de esfuerzo y sacrificios, pero si toda la empresa está involucrada en este proceso transformador, seguro que al final habrá muchas alegrías y llegará el éxito. Deja atrás miedos y prejuicios y ¡LÁNZATE! ¡TÚ TAMBIÉN PUEDES CONSEGUIRLO!

 

Carlos Rubio Sancho

Related Posts

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies